El mito de la "clase media" en el declive atlántico



«Somos nosotros quienes hacemos  nuestra historia» escribe Friedrich Engels  a Jo­seph Bloch en septiembre de 1890,  pero «con arreglo a premisas y  condiciones muy concretas». Las  premisas económicas son «las  que deciden en última instancia» 


Pero también las «políticas»;  incluso «hasta  la tradición, que merodea como un duende en las cabezas de los hombres»,aunque no es decisiva.
El Estado  prusiano  se  había convertido en una potencia en el área alemana «por motivos históricos, en última  instancia  económicos»  pero habría sido una «pedantería» afirmar que eso se había producido «por una necesidad  económica y no también  por otros factores» a partir del nexo entre Prusia y Polonia «y a través de ésta con toda la situación política internacional».Además:habría sido difícil «no hacer el ridículo» explicando en términos económicos «la existencia de cualquier pequeño Estado alemán del pasado y del presente».
Aquí está la premisa para un análisis materialista de la política que no sea una caricatura de la realidad y, por lo tanto, un instrumento eficaz para orientar una batalla de clase. En un proceso de acción y reacción reciprocas.los hechos económicos son determinantes, pero sólo lo son a través de los hechos políticos.  institucionales, ideológicos,culturales e incluso psicológicos que requieren un estudio específico.

Incluimos el P.D.F. del documento